Una tarde en el Molino de Villava con David Foster Wallace.

jueves, 29 de septiembre de 2016



Hoy traigo algo diferente. No se trata de la reseña de un libro, sino la de un ensayo. Uno de David Foster Wallace que he tenido la gran suerte de poder leeer y elaborar gracias a la compañía de un grupo estupendo.

El pasado día 17 de septiembre acudí a la convocatoria de Deborahlibros en el Molino de Villava. Allí, en un enclave precioso (aunque nos acompañó la lluvia y los ensayos generales del grupo de música que tocaría posteriormente), desgranamos y disfrutamos de la estupenda prosa de David Foster Wallace.

Este escritor había sido hasta la fecha un autor cuyo nombre me imponía bastante respeto por dos motivos: porque su estatus “endiosado” me producía el mismo espíritu crítico que los best-sellers (en ese sentido estaba equivocada) y porque, según tenía entendido, era un autor difícil de entender, con una prosa no apta para todos los públicos (esto si que es cierto, pero en este ensayo, afortunadamente, escribe con claridad meridiana).

Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer ha sido mi primer acercamiento a Foster Wallace, y debo reconocer que ha sido mucho más positivo de lo que esperaba. Y también sorprendente. El texto corresponde a un artículo que la revista Harper´s encomendó en 1995 al escritor para que reflejara sus impresiones acerca de un crucero de lujo por aguas del Caribe.

La cosa tiene su miga, porque Foster posee como punto de partida un equipaje propio de agorafobia y misantropía que desde luego no casa con la situación ideal para disfrutar de siete días en alta mar con la compañía de 1375 almas más. Tuvieron que pagarle mucho. Pero a Harper´s no le importó soltar los dólares, porque sabían que este escritor políticamente incorrecto haría correr ríos de tinta con su particular visión acerca de los cruceros de lujo. No se equivocaron.

Wallace hace en esta narración un compendio extraño pero poderoso de periodismo, y análisis personal mucho más literario de lo que cabría esperar en el género que le habían encomendado. Pero es que en Wallace, transpira literatura por todos los poros de su piel. El texto está plagado de símiles fascinantes (a veces inquietantes, como cuando relaciona la experiencia con los campos de concentración), y unas imágenes evocadoras y originales. No está exento de humor, aunque es un humor con el sello personal del autor; lleno de ironía y con algunos matices bastante oscuros.
Pero el mayor logro de esta lectura es, a mi modo de ver su espíritu crítico. Me ha sorprendido su capacidad para desmontar y poner en tela de juicio los sagrados conceptos de identidad de la sociedad americana. Incide en el quimérico juicio sobre qué es la felicidad, en su repulsa del turista americano abovinado (no te puedes perder su descripción, es de lo mejorcito que he leído últimamente), y se recrea en un ácido analisis de la sociedad consumista.
El viaje le sirve como excusa para ahondar en lo que subyace en su mente; aquello que le obsesiona y lo hace minucioso (a veces hasta el extremo) y brillante. Porque el viaje, a Wallace le parece una excusa para dilatar el momento de enfrentarse cara a cara con la propia finitud. Y sus emociones fluctúan entre la negación ante la muerte y la aceptación de la misma como una salvación de la angustia existencial.

“Se parece más querer morirse a fin de evitar la sensación insoportable de darse cuenta de que uno es pequeño, débil, egoista y de que sin ninguna duda posible, se va a morir. Es quererse tirar por la borda.”

Sus artificios literarios dan para una tarde entera de charla. No solo las notas al pie (que utiliza como un recurso más) sino también el enfoque creativo que imprime a su forma de escribir.

Si hablásemos de fotografía, diríamos que mientras los clásicos prefieren mantenerse en su zona de confort, y a diferencia de algunos otros que se han atrevido con (por ejemplo) el macro, Wallace va más allá. Es fascinante. Sorprende con sus enfoques peculiares, con su capacidad para retratar los claroscuros como nadie lo ha hecho con anterioridad, con su capacidad para profundizar en la realidad escondida tras los ojos de los retratados…Un animal creativo engendrado para remover y agitar conciencias

Lo recomiendo sin duda, pero con una pequeña advertencia. El artículo convertido en libro es corto, pero denso. Hay que leerlo con calma para poder degustar todo lo que ofrece que no es poco. 

Te vas a reír con los pasajes de la boviscopofobia, con las capacidades cuasi sobrenaturales de Petra, y con la anédota de Petersen. Vas a querer vivir en el baño del crucero cuando leas su descripción, te vas a odiar cuando te identifiques y te reconozcas en el cliente caprichoso y malcriado en el “momento revelación” y muy probablemente sientas angustia. El mismo temor existencial que sufría Wallace y que antes de suicidarse, le llevó a destapar verdades como puños que cloroformizados en nuestro día a día no queremos o no podemos ver. Pero están ahí. Justo debajo de nuestra nariz.

Te gustará si:

* Te gustan las lecturas con miga.

* Buscas autores con conciencia crítica.

*Quieres conocer a un escritor apasionado, obsesivo y brillante.

¿Conocías a Foster Wallace? Te espero en los comentarios.
Feliz día.

Test de indicios psicópatas. ¿Tienes una mente criminal?¿Y tu personaje?

jueves, 15 de septiembre de 2016





Que levante la mano quién como autor no desea un personaje psicópata tan memorable como Hannibal Lecter. ¿Nadie? Ya me lo imaginaba.



Una de las cosas más difíciles con las que un escritor debe lidiar es la credibilidad en cuanto a sus personajes. Debes dotar a tus figuras principales de un amplio arco dramático y una profundidad psicológica notable. Pero ¿cómo? En muchas ocasiones simplemente con la empatía podemos ponernos en la piel de nuestros personajes, e incluso el método Stanislavsky  puede ayudarnos para poder describir qué sienten o cómo se comportan.


Claro, que contamos con la premisa básica de que nuestro protagonista es “normal”. Pero, ¿Y cuando hablamos de personajes con desórdenes mentales importantes (psicópatas, sociópatas…)?¿ Cómo podemos asegurarnos que la personalidad de nuestro protagonista está reflejando realmente un modelo de comportamiento patológico?



Según las afirmaciones del DSM - 5 ( Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría), hay una serie de indicadores de alteraciones de la personalidad que pueden identificar una personalidad de este tipo:
  • · No demuestran empatía o sentimientos de remordimiento o culpa.
  • · Son fácilmente irritables y sufren ataques de ira persistentes.
  • · Viven al margen de normas y convenciones sociales.
  • · Tienen dificultades para cumplir objetivos a largo plazo.
  • · Son irresponsables y desobedientes.
  • · Los psicópatas poseen una inteligencia notable y saben mimetizarse en la sociedad.
  • · No se sienten responsables de sus acciones.
  • · Son manipuladores, controladores y mentirosos.
  • · Generalmente poseen alguna característica “de gancho”: son seductores, locuaces…
  • · Son propensos a participar en actividades de riesgos sin medir las consecuencias.


Gracias a estas pequeñas pautas tenemos a nuestro killer mucho más definido, ¿verdad? Sin embargo, podemos ir un poquito más allá. ¿Qué tal si tu personaje se enfrenta a las 40 preguntas del test del Dr. Robert Hare?


Este psicólogo desarrolló un sistema que permite establecer un diagnóstico de desórdenes mentales relacionados con el carácter psicópata. Mediante una batería de cuarenta preguntas sencillas en las que únicamente debes contestar verdadero o falso, se establece un resultado comparativo que permite conocer si los marcadores definen esa personalidad dentro de los parámetros de la normalidad o no.
Y ¿cómo sabemos cuál es el corte para definir una tendencia psicópata? El número mágico es 25. Ese es el umbral de la normalidad. Por debajo de esa cifra se encuentran (en principio) las personalidades consideradas normales. Ahora puedes realizar el test y descubrir si tu personaje es lo bastante desequilibrado para tu historia. Puedes hacer el test justo aquí Pincha y hazlo, yo te espero.

¿Qué tal? ¿Cuál es la cifra que ha conseguido tu personaje? ¿Es suficiente para la historia o debes crear un comportamiento psicológico más complejo y retorcido? Puedes contármelo todo en los comentarios, me encantará conocer tus opiniones.

Pero si aún quieres más y te gustaría obtener más información real para crear unas pautas creíbles para tu retorcido amigo, te recomiendo “Dentro del Monstruo” de Robert K. Ressler, un recorrido por algunos casos de psicópatas reales. Yo lo estoy leyendo y me parece un libro muy interesante. Seguro que no te dejará indiferente.






Y por si quieres profundizar más en este tema, en unos días comenzaré una serie de hojas de trabajo o WorkSheets, para escritores. La primera de estas hojas tendrá como objetivo facilitarte el esbozo inicial de tu personaje más siniestro. ¿Qué te parece?


Por cierto, me muero de curiosidad por saber una cosa más...¿Has caído en la tentación y  has hecho el test tú mismo? Confieso que yo sí lo he hecho y mi resultado ha sido de 5. ¿Y a tí cómo te ha ido? Te espero en los comentarios

Feliz semana.


¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Te ha resultado útil? Si es así te agradezco que lo compartas, me haces un gran favor.

El secreto de Oli de Luis A. Santamaria

viernes, 2 de septiembre de 2016



Hay libros que te estremecen desde el comienzo. Porque no esperas descubrir entre sus páginas lo que finalmente encuentras. A veces porque te identificas con un personaje o con una situación concreta. Incluso con una fecha significativa. ¿Te ha pasado alguna vez? A mí, hasta el día que comencé la lectura de El Secreto de Oli, no. Al menos no más allá de alguna coincidencia puntual e insignificante. Pero en las primeras páginas de la novela ese 12 de Octubre me abofeteó de pleno. Y los sucesos de ese día preciso también. Por eso quizá esta reseña sea más subjetiva de lo habitual. La empatía. Es lo que tiene.

Como anuncia el título de la novela, la historia discurre bajo el prisma de un secreto y la acción se desarrolla en Ámbar, un lugar imaginario que aúna características de un pueblecito costero de la cornisa cantábrica con alguna peculiaridad de la costa canaria.

La novela se centra en la historia de una familia y en la especial relación entre dos de sus miembros, quienes atesoran un secreto vital que cambiará la existencia de todos ellos. Y esa es la pregunta principal que flota en suspenso durante la lectura del libro. ¿Qué harías tú si tuvieras una información crucial para la vida de uno de tus seres queridos? ¿La ocultarías?¿Revelarías el asunto pese a todo? ¿Intentarías modificar algo para mejorar la vida de los afectados por esa información? Muchos interrogantes.

Pero no son los únicos que van a surgir durante la lectura de esta novela porque el autor construye una historia efectiva con un buen uso de los cliffhangers al final de los capítulos y una buena dosis de intriga. De hecho, con esta novela he redescubierto que la intriga o el suspense no son requisitos exclusivos de los thrillers o los page-turner que tan de moda están últimamente, sino que bien utilizados, son un excelente recurso para cualquier estilo de historia.

Otro punto interesante son los dos hilos temporales de la novela. Por una parte el argumento transcurre en la actualidad de la mano de una tercera persona narrativa y por otro lado, hay una línea que discurre en los años ochenta retratada con detalles que te harán sonreír si tú también perteneces a aquella generación que creció a la sombra de ET y los Goonies.

Escrita con una narrativa sencilla y natural, El secreto de Oli no solo deja un pequeño poso de nostalgia por las épocas pasadas sino que demuestra su mayor acierto con los personajes ( a pesar de que en mi opinión, algunos necesitarían un arco dramático más profundo). Reconozco y valoro mucho la labor minuciosa que ha tenido que desarrollar Luis para dotar al anciano y al niño de un carácter tan especial sin caer en sensiblerías ni en tópicos deslucidos. Es inevitable encariñarse con Oli, empatizar con Sara o caer rendida a los pies del Doctor Salas; un anciano malhumorado con un corazón de oro.

El estilo es directo y está salpicado de frases que me han gustado tanto como esta:

“No obtuvo respuesta y la puerta, desprovista de juicio moral como cualquier objeto desalmado, se mantuvo inmóvil”.

Así que si quieres disfrutar de una novela jalonada de amor en sus diferentes versiones (familiar, de pareja, obsesivo…) que refleja la vida y sus a veces crueles circunstancias, este es tu libro.


Te gustará si:


P. D: ¡Y un extra! Puedes visitar el blog del autor aquí. Es un escritor cercano y amable que comparte artículos de escritura muy interesantes. Yo que tú, lo tendría en cuenta.

Me apunto al movimiento slow...De vuelta

miércoles, 31 de agosto de 2016


Vuelvo. Poco a poco, despacito y espero que con buena letra. Me reincorporo con la sonrisa entablillada después de unas semanas ¿cómo decirlo?, intensas y llenas de emociones encontradas. 

Ha sido un viaje en una montaña rusa del que todavía me estoy reponiendo y del que espero recuperarme del todo en breve. Mientras todo vuelve a la normalidad, las entradas serán más espaciadas porque el cuerpo me pide calma, tranquilidad y sosiego. Intentaré en la medida de lo posible ir visitándoos y participando en los grupos habituales.


Muchas, muchas gracias a todos los que me habéis apoyado en estos días acompañándome tanto de cerca como desde la distancia, a todos los que os habéis acordado del cumpleaños y a la paciencia y constancia de cuantos pasáis por este rinconcito. 

Felices fiestas

martes, 5 de julio de 2016





Lo confieso. No veía el momento, pero con una buena dosis de paciencia, todo llega. Durante unas semanas se impone el ritmo estival y la obligada desconexión de cualquier aparato telemático así que toca descansar.

Volveré poquito a poco, con un ritmo más lento durante los meses de verano, pero eso será dentro de unos días que ahora toca ¡disfrutar!



Que paséis unos felices días. Y si estáis por aquí cerca…¡disfrutad de las fiestas!

Un besote.

Tu asesina perfecta: consejos básicos para su perfil

jueves, 30 de junio de 2016



Quieres escribir una buena novela y para ello, debes hacer todo lo posible y lo imposible por darle la máxima credibilidad y verosimilitud a la historia. Por eso un buen perfil de los protagonistas es básico. Con mucho más motivo en el género negro.

No basta con un poco de empatía, con saber ponerse en la piel y cabeza de tu protagonista. Sobre todo si es un criminal. Y mucho más si es una mujer porque como bien decía John Gray hace unos años, hombres y mujeres somos distintos, pensamos diferente y por ende, nuestro comportamiento tampoco tiene mucho en común. Si. También en el modus operandi. O eso es al menos lo que asegura un estudio publicado recientemente en la revista International Journal of Forensic Mental Health (el último estudio realizado en Suecia acerca del perfil homicida femenino).

Así que si quieres dotar de realidad a tu principal asesina, aquí te doy las principales características que debes tener en cuenta:

1. Ellas matan menos.
Según esta investigación las mujeres matan con menor frecuencia que los hombres ( un 10% ellas contra un 90% de asesinos masculinos).

2. En un entorno cercano. A menudo el crimen ocurre en su propio hogar y, generalmente perpetran el asesinato en su vínculo social más cercano (parejas o familiares).

3. Destruyendo mitos. En contra de lo que se ha creído durante años, las mujeres no emplearon el veneno para perpetrar los crímenes sino que en su mayor parte utilizaron armas blancas.

4. Atenuante: Trastorno mental transitorio. El contexto en el que sucedió el homicidio reflejaba una situación de pérdida de control con trastorno mental grave en el momento del crimen debido a que las víctimas a menudo se encontraban bajo la influencia de alcohol o drogas.

5. Arraigo social.
Además los resultados del estudio arrojan otro dato interesante. A diferencia de los hombres, las mujeres vivían en su gran mayoría de manera ordenada o con asistencia de los servicios sociales; es decir, no tenían unas condiciones de desarraigo ni de exclusión social.

6. Tipología. Finalmente, el rasgo homicida femenino tiene además un escalofriante matiz diferenciador con el masculino; las mujeres efectúan homicidios voluntarios (frente a los involuntarios de los asesinos masculinos) y tienen una alta tasa de infanticidios.

¿Sorprendida? Algunos puntos son más o menos esperables, pero otros me han sorprendido. En cualquier caso, esta no el único elemento que hay que tener en cuenta para construir un personaje creible y memorable. Coincidirás conmigo en que los personajes son la parte más sensible de una novela porque, en base a su profundidad psicológica se acredita la credibilidad de la historia. Mucho más allá de los aspectos fisiológicos de los protagonistas, una buena figura literaria necesita mostrar ciertos datos relativos a la sociología, actitudes, personalidad, conducta y vida interior. Para ello, además de los tips que te he dado antes, es interesante poder contar con una ficha del personaje básica en el caso de secundarios o en mayor profundidad en el caso de los protagonistas.

Por eso te dejo aquí algunas de las mejores fichas que he encontrado son estas de inteligencia narrativa, y las delos pilares narrativos de Ana Bolox que puedes conseguir al suscribirte en su blog . Cualquiera de ellas te ayudará a crear un buen perfil y a conocer bien a tu personaje. Y esto es fundamental para tu novela. Créeme.

¿Y tú, conoces alguna indicación interesante o algún elemento importante para construir a tu personaje criminal? ¡Te escucho con atención!

¡Feliz día!

En la mente del hipnotista de Lars Kepler

martes, 28 de junio de 2016



Un asesino en serie conmociona a la sociedad sueca: graba a sus víctimas instantes antes de matarlas y cuelga los vídeos en Youtube prácticamente en tiempo real. La policía es incapaz de reconocer a las futuras víctimas y se encuentra en un callejón sin salida. Por ello deciden recurrir al eminente psiquiatra y experto en hipnosis Erik Maria Bark, con el que resolvieron su caso más mediático en El hipnotista, quien hallará una conexión entre el modus operandi del asesino con el de un antiguo paciente suyo. Sin embargo, la investigación da un giro inesperado y todos los indicios conducen a él, que además conoce a todas las víctimas. ¿Es posible que sea él el asesino?
Nadie cuenta con que el sagaz inspector Joona Linna, que vuelve literalmente de los muertos, lo dará todo para devolverle al hipnotista toda la ayuda que éste le brindó en su caso más importante.
«Si las luces están encendidas, alguien puede verte desde fuera. Si están apagadas, no podrás verlo si está dentro.»
Cierra con llave, corre las cortinas, no te muevas: la pareja reina del thriller psicológico te dejará sin aliento.



Ya lo avisaba Lopez Vazquez en su día. Que vienen las suecas (los suecos en este caso). Y eso que todavía no existía Ikea. Han llegado y lo han hecho para instalarse entre nosotros. Así, a su estilo, suavecito, sin demasiado ruido, pero de manera eficaz. Y encima se atreven a innovar con total alegría y buenos resultados. Los admiraría si no fuera porque los envidio. Mucho. Qué le voy a hacer.

Si ya me parece complicado escribir (bien), no quiero imaginar la gesta heróica que debe suponer componer una historia entre dos personas y que esa peculiaridad no estropee el resultado final. ¡A cuatro manos! Pues este matrimonio sueco lo ha conseguido con una narrativa sencilla pero efectiva en la que el suspense la intriga y el último giro final componen un thriller la mar de interesante.

No es una novela para pasar a la posteridad, para qué nos vamos a engañar, pero el estilo directo y natural de este matrimonio ha sabido combinar algunos recursos muy eficaces para la novela y deja un producto de lo más resultón. Por un lado, ha recogido algunos temas de actualidad como los serial killer y el asunto de los expertos en perfiles de criminales (quien no conozca aún Mentes Criminales o CSI y su abundante descendencia que levante la mano), las nuevas tecnologías (¿alguien en la sala no sabe qué es Youtube? Lo dudo) y algo que a todo el mundo le gusta: el critiqueo. En este caso una crítica blandita y relativa tanto a la policía sueca como a la maravillosa y ejemplar ( o al menos eso nos venden por aquí) sociedad sueca en la que el modo de vida deshumanizado que vivimos en el resto del planeta, también ha empezado a calar hondo.

Pero si algo hace atractiva esta novela de más de seiscientas páginas es el ritmo trepidante que la pareja sueca ha conseguido imprimir a su historia. Con un narrador omnisciente en tercera, capítulos muy cortos y un tratamiento del tiempo en modo contrarreloj para los personajes principales, han creado una novela que sobre todo en el último tercio se convierte en un auténtico page – turner.

Pero no todo son flores en el camino, que también he encontrado alguna piedrecilla incómoda como por ejemplo la composición inverosimil de uno de los protagonistas — parece recién aterrizado de Cripton— por la rapidez con la que se recupera de sus problemas (a priori graves) de salud. Nein, nein. Primera nominación.

También creo que en algunos momentos de la novela —la fuga de uno de los protagonistas en la segunda mitad del libro—, sobran páginas puesto que una explicación tan larga no aporta demasiado y ralentiza el buen ritmo.

Finalmente la última nominación va dirigida a quien tenga a bien seleccionar los títulos de las novelas. En este caso la elección del título da lugar a error puesto que el lector puede pensar que esta es la primera novela de la saga (titulada “El hipnotista”). Parece que para esta obra se barajó en primer lugar otro título más acorde con la historia (Acosador) pero por temas de marketing lo descartaron. Y digo yo, ¿no existía una opción mejor? Seguro que sí.

No obstante, es una novela que se lee con facilidad, que tiene el poder de enganchar al lector y es ideal para esta época que llega en breve en la que necesitamos algo entretenido sin demasiada enjundia.
Puedes leer el primer capítulo justo aquí : http://static0.planetadelibros.com/libros_contenido_extra/32/31336_Mente_hipnotista.pdf

Te gustará si:


* Eres asiduo de los thrillers nórdicos.

*Te gustó El muñeco de nieve.

*Lo tuyo son las lecturas que te ponen la “patata” a mil por hora.


¿Conocías a este matrimonio?¿Eres más de trhiller o de novela negra? ¡Cuéntame, soy toda oídos!