Reto 5 lineas Enero: Fotografía

jueves, 19 de enero de 2017



Comienza el reto 5 líneas del 2017  de Adella Brac con las palabras Herencia, accidente y verdad para el mes de Enero. Es curioso. Me ha sorprendido mucho la elección de estas tres palabras porque son los términos exactos que podrían resumir en tres pinceladas mi lectura actual*, de la que habrá reseña en breve.

Sin embargo, pese a tener muy cerca una historia que cuadraba a la perfección con las palabras señaladas, le he dado un pequeño giro a las ideas que iban surgiendo y he intentado mantener cierta distancia con la novela. De ahí el micro. Espero que te guste.

Descubrió la verdad por accidente cuando en la misma habitación confluyeron el tedio y una horquilla. No necesitó más para abrir el candado y descubrir en unas fotografías antiguas que el lóbulo doble de su oreja, ese que había creído una broma genética de algún antepasado, no lo era en absoluto. Que en realidad era la herencia del joven desconocido que abrazaba a una versión más joven y sonriente de su madre.

* “Todo esto te daré” de Dolores Redondo.

Pamplona Negra III: Radiografía del crimen

lunes, 16 de enero de 2017





Esta semana tengo la agenda más apretada que los tornillos de un submarino, pero no hay dolor. Estoy feliz. No me importa ir dando bandazos del trabajo al Baluarte casi sin resuello porque como es bien sabido, “sarna con gusto no pica”. Y es que, por si alguien no se ha enterado aún (ya me extraña porque lo he aireado con fundamento en redes durante varias semanas), del martes al sábado se celebra la tercera edición de la Pamplona Negra cuyo título es “Radiografía del Crimen”. Así que voy a estar muy atareada porque pretendo acudir a cuantos actos me sea posible.

Hace un par de años decir las palabras Pamplona Negra causaba desconcierto y extrañeza en mi círculo más cercano. Sin embargo, hete aquí que ahora, aquel desconocido festival de novela negra se ha ganado a pulso un lugar propio en la agenda cultural pamplonica —y en el panorama general también— debido a su calidad.

Aquí el cartel del 2017


Dicen los que conocen el asunto en pleno que este es uno de los festivales mejor organizados y más destacados a pesar de su juventud. Y no me extraña, porque el buen hacer de Carlos Bassas, el comisario del evento, se nota en cada disparo del festival que crece y se afianza con cada edición. Y es que este año además de los indispensables “El Crimen a Escena”, el Taller Literario, el ciclo de Cine Negro Español y la cita del “Café con…”, Pamplona Negra llega cargada con eventos gastronómicos, una exhibición canina, una interesante obra de teatro, talleres infantiles y juveniles de investigación policial y un concierto final de música de cine negro.

También habrá este 2017 un encuentro entre lectores y ponentes de la talla de Dolores Redondo, Felix Modroño, Juan Laborda, Carlos Erice, Ignacio del Valle, Rafa Melero, Maria José Moreno, Ricardo Piñero y Reyes Calderón, Rosa Ribas y Víctor del Árbol.

Además, como en cada edición, profesionales del sector hablarán del entorno de la novela negra. Así, por las diferentes salas del auditorio transitarán detectives privados, expertos del análisis psicológico de la conducta criminal, escritores que tratarán de la construcción de los personajes en la novela negra, científicos que explicarán el importante papel de la ciencia en la resolución de delitos e incluso un fiscal que desgranará el siempre complicado papel del jurado. Y por si esto fuera poco, además se ha convocado el primer desafío de Escape Room Negro. Un cartel para todos los públicos que pone los dientes largos, ¿verdad?

Mañana, para abrir boca, el chupinazo negro comienza con el Taller Literario de Carlos Zanón (Premio Hammet 2015) que promete y mucho, así que allá voy, dispuesta a aprender y a captar la esencia del noir.

Y si te interesa el tema pero no puedes acudir, tranquila. Prometo contarte lo que vea, oiga, olfatee, acaricie y deguste con todo lujo de detalles. Palabra.




Imagen vía: club de creativos.

Almas Robadas de Emelie Schepp

jueves, 12 de enero de 2017



Con esta portada tan sugerente— que a mí me recuerda a la película de terror The Ring—, la lectura de Almas Robadas prometía unas horas de inquietud y casi de miedo. Bien. Parecía un thriller que apuntaba ser interesante a pesar de mis reticencias con los topónimos suecos. Además, las recomendaciones literarias (sobre las que siempre paso de puntillas para evitar spoilers) eran bastante positivas, por lo que mis expectativas partían de una base bastante alta.

Pero esa obsesión personal por llegar a las lecturas en modo tabula rasa, sin demasiadas ideas preconcebidas me la ha jugado una vez más. Debido a esta “genialidad” mía, he tenido algún que otro encontronazo con algunas novelas en el pasado, y como soy de tropezar dos veces (al menos) con la misma piedra, pues he vuelto a hacerlo.

Para que a ti no te pase lo mismo, te aviso desde ahora: esta novela es la primera de una TRILOGIA. Eso cambia —y mucho—la percepción final de la novela.

La historia arranca con el descubrimiento del cadáver tiroteado de Hans Juhlén, un alto mandatario del Ministerio de Inmigración sueco, por parte de la esposa de este. La viuda actúa de manera sospechosa y en realidad —teniendo en cuenta que un alto porcentaje de asesinatos en el domicilio llevan la firma de algún familiar y que en este caso se trata de un matrimonio sin hijos—, las cosas no pintan muy bien para ella. Pero el asunto se complica cuando en la inspección preliminar se delimitan algunos parámetros acerca de los disparos y se descubre la impronta de una huella infantil en la casa.

En menos de una semana, la investigación— cuya instrucción corre a cargo de Jana Berzelius, una joven y prometedora fiscal— va dando giros inesperados que afectan tanto al caso como a la vida personal de la joven Jana porque con la aparición de una nueva víctima, se destapan algunos recuerdos aterradores de su pasado que habían quedado sepultados en su memoria.

Y hasta aquí puedo quiero contar sin reventar la historia.

¿Lo mejor? El aroma a thriller psicológico que emana el personaje de Jana con la amnesia referente a su pasado. También el suspense junto con la ambientación que conjuga perfectamente con el ánimo de la protagonista y el sentido trágico del argumento me parece acertado.

El tempo —todo sucede aproximadamente en un mes—ayuda a imprimir una sensación de urgencia en la lectura y aunque no llega a convertir la novela en un page – turner, influye en el ánimo del lector creando un mayor interés. Otro punto a destacar también es la narrativa, que fluye con agilidad sin necesidad de vocabulario demasiado elaborado (ni siquiera en los pasajes de las autopsias), lo cual es de agradecer para que la lectura sea mucho más dinámica.

Y aunque creo que la autora ha hecho un buen trabajo con las dos voces narrativas que recorren la novela, hay algunas cosas que no me han terminado de convencer. Por una parte los personajes secundarios. Sabiendo (ahora) que esta es la primera pieza de una trilogía, entiendo —en parte— el interés de la escritora en ahondar en las acciones y pensamientos de algunos de sus personajes, pero aun así opino que en varias ocasiones esa profundización está de más y extiende de manera innecesaria el curso natural de la historia.

Atendiendo a la misma cuestión, también comprendo que algunas subtramas hayan quedado pendientes para una próxima entrega (que al parecer llegará en marzo de este año) aunque al terminar la novela se me quedó cara de interrogante.

En definitiva, una novela negra bastante interesante con muchos puntos a favor.

Para:

  • Enamorados de los thrillers psicológicos.
  • Gustosos de Jo Nesbo y Stieg Larsson.
  •  Descubrir a Emelie Schepp, la autora que han tildado como la renovadora del thriller nórdico.

Por cierto, ¿te he dicho ya que se trata de una trilogía? ;)

Feliz día

Los 40 momenticos del 2016

martes, 10 de enero de 2017



Cada final o principio de año suelo hacer un balance literario, pero este año ha sido ligeramente diferente. No solo por cumplir los cuarenta (ahí es nada) sino porque han sido unos meses de continuos desafíos en los que he crecido y he sufrido a la par. Por eso, para no olvidar qué y cómo ha dado de sí este año que ha acabado, esta vez el arqueo de caja gira alrededor de los 40 momenticos del 2016.


  1. He descubierto la importancia de establecer límites.
  2. He reído de alegría, de recuerdos compartidos y gracias a la niebla de una boda.
  3. He estado a punto de tirar la toalla y no escribir ni una letra más.
  4. Conseguí terminar y registrar mi primera novela de fantasía.
  5. Me he divertido mes a mes con el Reto 5 lineas de Adella Brac 
  6. Aunque siempre he sido más búho que alondra, levantarme a las seis de la mañana sorprendentemente me ha ayudado a cumplir objetivos (y no me cuesta tanto como creía).
  7. Reconozco mi adicción a la rutina.
  8. Necesito planificar mucho más de lo que pensaba.
  9. Moon Magazine publicó Un penique por tus pensamientos y fue un enorme subidón de adrenalina.
  10. He realizado un taller literario de la mano de Alexis Ravelo.
  11. Ateneo Literario me dio la oportunidad de relatar la experiencia de Pamplona Negra 2016 y fue un reto maravilloso que me proporcionó muchas satisfacciones.
  12. He aceptado con resignación las consecuencias de mi impulsividad.
  13. He llevado a cabo dos proyectos fotográficos con bastante éxito.
  14. Durante estos meses he entrenado a mi paciencia y la he puesto en jaque como nunca.
  15. El CrimnoWrimo  me sacó del bloqueo creativo y literario (¡Gracias a los compañeros del Taller de Novela Policiaca!)
  16. Me he convertido en Deborahdora, gracias a la librera más entrañable de todo Mordor.
  17. He conseguido diseñar y maquetar el primer libro de mi sobrino.
  18. He fracasado con las expectativas de la dieta.
  19. He descubierto el poder de los hipopresivos (más vale tarde que nunca).
  20. He llorado de rabia y de dolor.
  21. He caído rendida a los pies del movimiento Bullet Journal tanto para mi día a día como para los proyectos literarios.
  22. Siguen dándome taquicardias cada vez que pienso en subirme en un avión.
  23. Los lazos familiares allende los mares se han afianzado de una manera insospechada y emocionante.
  24. Visité la Capilla Sixtina del Románico  y me emocionó hasta las lágrimas.
  25. En Mayo recibí el mejor Regalo del Día de la Madre a este lado del Universo: Compartí un fin de semana extraordinario con mis admirados Microrrelatistas. ¡Gracias familia!
  26. He vuelto a contactar con antiguas amistades del colegio, instituto y del trabajo.
  27. He estudiado Photoshop como nunca antes lo había hecho.
  28. Me he peleado a greña suelta con Scrivener durante todo el año…¡y lo que me queda!
  29. He presumido por todas las RRSS como una gallinica orgullosa del premio literario de mi sobrino.
  30. El grupo de Escapistas ha estado de tourné por Vitoria y Logroño. Ya estamos preparando la siguiente Escape Room ¡Genial!
  31. Estoy aprendiendo a esperar para dar un primer paso.
  32. Mi hijo de cinco años me “apaliza” al Quién es quién día sí y día también (me estaré volviendo viejuna…)
  33. Hemos disfrutado de las primeras vacaciones en familia.
  34. Willy Fogg (con “g” al final, mamá), ha regresado a mi vida y me temo que lo ha hecho para quedarse ;)
  35. Me siento feliz de acompañar al peque por el camino de la lectura aunque ahora TO-DO sea digno de ser leído (ains!)
  36. Es el año en el que menos entradas he publicado y sin embargo, en el que más he escrito.
  37. Definitivamente la tapa de Morcilla de La Bicha es im- pres-cin-di-ble.
  38. Me he esforzado en mantener y revitalizar algunos lazos sociales que estaban algo pochos.
  39. Los encuentros literarios me han dado algunos de los mejores momenticos literarios del año.
  40. Continúo aprendiendo.
Feliz día y feliz año.

Feliz Navidad

viernes, 23 de diciembre de 2016


Llevaba varios días haciendo pruebas y creando tarjetas de felicitación. Armando y desarmando frases navideñas para desearte unas felices fiestas, pero nada me convencía lo bastante. Quería escapar del consabido "recetario navideño" y plasmar qué significa para mí tenerte ahí justo al otro lado de la pantalla. Al fin, la realidad se ha impuesto. Por casualidad ( o no, quién sabe) ha llegado a mis manos una cita que resume con bastante acierto lo que quería decirte.

Las cosas más importantes son siempre las más difíciles de contar. Son cosas de las que uno se avergüenza, porque las palabras las degradan. Al formular de manera verbal algo que mentalmente nos parecía ilimitado, lo reducimos a tamaño natural. Claro que eso no es todo, ¿verdad? Todo aquello que consideramos más importante está siempre demasiado cerca de nuestros sentimientos y deseos más recónditos, como marcas hacia un tesoro que los enemigos ansiaran robarnos.Y a veces hacemos revelaciones de este tipo y nos encontramos sólo con la mirada extrañada de la gente que no entiende en absoluto lo que hemos contado, ni por qué nos puede parecer tan importante como para que casi se nos quiebre la voz al contarlo. Creo que eso es precisamente lo peor. Que el secreto lo siga siendo, no por falta de un narrador, sino por falta de un oyente comprensivo.

S. King

El cuerpo (1982)



Para tí, lector o lectora comprensiva, ¡Feliz Navidad!




Conociendo a...Ana Cepeda Étkina

martes, 20 de diciembre de 2016



Me gusta rodearme de personas positivas. Inundan su alrededor de energía eficiente y resultan una compañía de lo más productiva. Siempre tienen una buena palabra, una idea genuina, una disposición animosa...Incluso aunque las cosas se pongan difíciles.

Igual que en el mundo editorial. Ahora todos los pilares clásicos se están tambaleando. Ya no es absolutamente necesario publicar en papel, ni con una editorial. Ahora puedes presentar tu libro en formato digital e incluso autopublicarte. Pero no es un trabajo fácil. Por eso es tan importante una actitud positiva. Igual que la que derrocha Ana Cepeda.

Hace unas semanas contactó conmigo para ofrecerme la lectura de su última novela. No pude negarme. Y no me arrepiento. Creo que es una autora de la que se puede aprender mucho, porque es una mujer audaz y comprometida. Con tres novelas de distintos géneros en su haber, creo que tiene mucho que decir. Por eso he querido traerla a este rinconcito.


Espero que disfrutes de su entrevista.


1. ¿Cuál fue el punto de partida para Lo que no se ve? ¿Qué te inspiró?

Quería tratar el tema del mensaje que hay en el libro, pues como sabes, es un problema social que no se está tratando debidamente y yo trato de no dar puntada sin hilo. En “Diario de una secuestrada”, también hay un trasfondo con crítica que se extrae al final del todo.


2. Dicen que la buena literatura es, entre otras cosas, un estandarte público para la denuncia social, y en el caso de Lo que no se ve creo que esta cualidad está bien retratada. ¿Por qué decidiste dar visibilidad a un tema escabroso y un tanto tabú en tu novela?


Porque odio los tópicos, lo políticamente correcto, lo que se pone de moda, lo que debemos decir y nos obligamos a callar según los cánones que nos manda la Sociedad. Nos olvidamos siempre que no todo es blanco o negro, que hay también otra cara de la moneda y no hablan los Medios de ella.



3. Como autora, ¿Qué parte disfrutaste más de la novela y con cuál sufriste lo indecible?

Normalmente disfruto mucho con los diálogos. Intento que agilicen la lectura y me dejo llevar por ellos como si yo estuviera presente en las conversaciones.

Lo peor para mí es tener que transmitir estados emocionales de tal manera que no queden exageradamente enrevesados o retorcidos. Los sentimientos son abstractos y hay veces que me paso con la retórica porque no consigo convencerme de que a la primera se entiende bien. Menos mal que tengo un par de “censores” que me dicen que a dónde voy…



4. Una de las cosas que más me ha gustado son los diálogos, que encuentro frescos y mucho más elaborados que en tu obra anterior. ¿Cómo has trabajado este elemento? ¿Tienes algún autor u obra de referencia en el que te hayas inspirado?


Hay veces que me sorprendo cuando los personajes que he creado parecen tener vida propia, en serio. Las conversaciones entre Clara y Ricardo o entre el inspector y la oficial, parecían salir solas. Intento darle naturalidad y mimetizarme con cada uno de los personajes, es decir, si Ricardo es sarcástico, saco toda mi ironía y si Clara es cándida, me intento posicionar en la época en la que yo veía el mundo con esos ojos que parece que nadie te entiende. La clave está en pensar como pensarían ellos.

María Dueñas lo hace muy bien, especialmente en “El tiempo entre costuras”. Los diferentes personajes se transmiten de una manera natural, sin poses ni palabras demasiado rebuscadas.



5. Una de las preguntas recurrentes entre los lectores y escritores noveles es descubrir cómo conseguís concluir vuestras obras si la literatura no es el “trabajo oficial” al que dedicáis vuestra jornada laboral en su totalidad. ¿Cómo concilias tu vida laboral con el oficio de escribir? ¿Tienes un horario establecido o unas palabras mínimas al día?


Pues es sencillo: rascando todo el tiempo del día para escribir. Llego a casa, ceno y en vez de encender la televisión me pongo música, me siento frente al portátil (con la mantita en invierno), y a soltarse. Luego, conduciendo de camino al trabajo y de vuelta a casa suelo darle vueltas a la historia, en el gimnasio también me “rebano un poco el seso”, mientras le doy a la elíptica, por ejemplo. Y claro, tengo que prescindir de otras cosas: dejo de visitar los blogs, de ver películas, series… O sea, lo que viene a ser sacar tiempo hasta de debajo de las piedras.


6. ¿Qué opinas del mundo editorial actual? ¿Qué opción crees que es la mejor para un autor según tu punto de vista: autoedición, crowdfunding, editoriales...?


Después de leer «50 sombras de Grey» me di cuenta de que el mundo editorial está tan contaminado como lo puede estar el de la música o el cine. ¿El hecho de que un libro venda tanto significa que sea bueno? Pues aquí tenemos un claro ejemplo de que no es así, sino que todo se puede vender gracias a una bestial campaña de márquetin. Y que me perdonen las fans de Grey…

Evidentemente, el hecho de publicar en una editorial te da más prestigio que al autoeditarte, ya que parece que se está infravalorando, pero creo que es un error, ya que hay mucha gente buena que envía sus manuscritos a diferentes editoriales y estas ni siquiera los abren. El crowdfunding supongo que tiene ciertas garantías, pero es complicado buscar mecenas que quieran esperar a que empiecen a trabajar con el libro hasta su publicación y entregar el ejemplar meses más tarde.



7. ¿Qué crees que buscan los lectores que se acercan a las novelas de intriga? ¿Es un género en el que te sientes cómoda o tienes pensado explorar otros?
Creo que la gente que lee suspense e intriga busca una historia que les cautive de tal manera que no puedan dejar de leer. Necesitan un libro que les atrape, que les haga perder horas de sueño y están deseando tener un momento libre para seguir leyéndolo.


El género del suspense me gusta, me siento cómoda, pero no descarto cambiar de registro. Además de «Diario de una secuestrada», «Harina de otro costal», fue mi primer libro y cuenta la biografía de mi padre y los casi 30 años que pasó en la URSS como “niño de la guerra”, 9 de ellos en el GULAG. Estuve 6 años preparándolo, aunque tenía el borrador que dejó antes de morir y sobre eso me basé. Además de pertenecer al género de biografías noveladas, también puedes considerar que toca el género histórico. La siguiente lo mismo me da por hacer romance, no sé, ¡o zombis!


8. Para elaborar tu novela has contado con una serie de profesionales que te han proporcionado la información necesaria para dotar de credibilidad a todo el armazón literario de tu novela. ¿Contactar con las personas adecuadas para documentar tu obra es un proceso sencillo? ¿Se prestan fácilmente a satisfacer tus dudas?


Afortunadamente tengo muchos amigos y eso me da un amplio abanico de profesionales a los que preguntar. Todos me han ayudado en cuanto les he hecho partícipes de alguna duda y además estaban encantados de colaborar. También soy muy puntillosa con algunas cosas y si tengo más cuestiones no dudo en meterme en foros y preguntar por, por ejemplo, la jerga actual a la hora de decir tal o cual palabra en determinados sectores (véase la Policía).


9. Te considero una escritora bastante prolífica porque ha pasado poco tiempo desde tu anterior libro, Diario de una Secuestrada, y ya tienes en el mercado este Lo que no se ve ¿estás en el proceso de escritura de una nueva obra?¿Puedes contarnos algo de ella?


«Diario de una secuestrada» era una novela que fui subiendo por capítulos en uno de mis blogs. Era una prueba que iba haciendo según trabajaba en «Harina de otro costal». Necesitaba también escribir algo más trivial y no tan duro, tan intenso como el libro de mi padre. Después, decidí retirarla, meter más personajes, cambiar el final, etc… hasta que se la presenté a mi editor, que le encantó. De todos modos «Diario» salió en noviembre del 2015, o sea, hace un año. No ha pasado tan poco tiempo ¿no?


Actualmente, después de «Lo que no se ve», me he quedado tan “seca”, que parece que he dado a luz ¡a tres pares de trillizos!

Tengo bastante abandonados mis blogs así que ahora me dedicaré a recibir a la inspiración con los brazos abiertos, cuando quiera venir ella solita.



10. Por último, me gustaría conocer qué importancia concedes al contacto con tus lectores en las redes sociales. ¿Tienes alguna favorita donde pueden encontrarte?


La verdad es que mucha. Es una herramienta básica hoy en día, y más para gente que escribimos en digital. Facebook lo uso para publicaciones familiares y personales, pero los lectores siempre van a encontrar una página de Facebook por cada libro, y es allí donde cuelgo las novedades, fotos, vídeos, reseñas y entrevistas como esta. Aun así estoy en Twitter, en Instagram y tengo varios blogs en los que se puede dar conmigo a través del correspondiente formulario.




BIOGRAFÍA BREVE:


Ana Cepeda Étkina es hija de una violinista rusa y un malagueño, “niño de la guerra”, que por culpa de la Guerra Civil Española acaba en la URSS. Estudia piano y solfeo en el Conservatorio de Madrid, durante su infancia, y decide abandonar el piano con 17 años. Con 20 corta el cordón umbilical y se va a vivir a Manhattan (N.York) a trabajar de Au-Pair para aprender inglés.


A la vuelta a España se inclina por el mundo de la Publicidad y estudia en el Centro Español de Nuevas Profesiones, mientras compagina sus estudios trabajando en diferentes empresas como secretaria bilingüe, azafata de aeropuerto y otros.


Actualmente vive en la sierra de Madrid y lleva desde 2001 la gestión y organización de la biblioteca de un prestigioso colegio internacional situado a las afueras de la capital.


Libros editados:


Contacto:

· Ana.cepeda.etkina@gmail.com

· Twitter: @AnaCepeda_

· http://cepeda.etkina.blogspot.com.es