Quien a buen tópico se arrima, buena historia le cobija.

martes, 20 de junio de 2017


En estos tiempos en que las disciplinas dominantes del mercado (decoración, moda, etc) han aupado el término “vintage” (lo que en la lengua de Cervantes #detodalavida viene siendo antiguo o viejo, vaya) a las posiciones más elevadas en el ranking nuestro de cada día y se han apuntado el tanto de la tendencia rompedora, creo que sería conveniente subrayar que la literatura, una vez más y le pese a quien le pese, lleva el asunto del “vintage” pegadito a su cadera desde que el mundo es mundo.
Si. Si miramos el universo literario en general, podemos establecer que existe el “universo vintage” en las obras clásicas de toda la vida (generalmente anteriores al S.XX), los autores imprescindibles (raro es que no hayan pasado como cincuenta años desde su muerte), las novelas básicas de cada género (por regla general suelen datar del origen de los tiempos)… Pero también, si nos enfocamos en modo “macro”, podemos descubrir que casi cada novela está influenciada por lo “vintage”. ¿Cómo? Por los tópicos.

Como lectora puede que no te gusten los clichés, pero en muchos géneros estos tópicos se han convertido en las coordenadas básicas para moverse con seguridad dentro del estilo elegido. En fantasía por ejemplo, como bien nos muestra Ana Gonzalez Duque, suele haber unos personajes que se repiten (el héroe, el mentor…) y el lector de este género además, los espera. También en las novelas de amor hay una interrupción inoportuna en el “momento beso” por ejemplo. Son instantes básicos. Predecibles si quieres, pero que funcionan y se repiten una y otra vez a lo largo de las novelas.

¿Hacemos un repaso por los diez tópicos más efectivos de la novela negra y sus ejemplos?

EL PERSONAJE ERUDITO: En general no suele ser el protagonista, sino un apoyo al mismo. Este personaje tiene una serie de habilidades específicas y un amplio conocimiento de alguna materia (o puede ser también creador de artilugios como en 007) que es totalmente desconocida para el protagonista. Puede ser un científico, un hacker… En cualquier caso, el protagonista necesita de su ayuda para poder continuar con la investigación del caso. ¿En qué novela lo encuentro?

COMENTARIOS ÁSPEROS: Desde Marlow a Ramiro Mata, el detective o investigador en las novelas negras suele ser un tipo duro que sentencia cada vez que abre la boca. Son personajes crudos, con un carácter rudo y unos comentarios afilados. Es algo que el lector espera, sin duda. Porque ¿qué prefieres encontrar en las páginas de tu última novela negra?¿Un investigador pusilánime de verborrea diarréica sin ningún objeto claro o un personaje duro que sentencie con aspereza y tino cada paso de la investigación? ;) Pues eso. ¿En qué novela lo encuentro?

EL FUNERAL: En toda novela negra(o casi) hay una víctima. Y si la hay, también encontrarás un funeral. Estos acontecimientos acostumbran a dar lugar a un sinfín de sucesos: un largo discurso emotivo que conlleva alguna pista suelta, la interrupción del sepelio con un episodio violento, e incluso que el momento sirva como base para la investigación en curso. La escena es en sí un filón para el escritor y también para el lector, que suele conocer en ella algún aspecto más profundo de los sospechosos. ¿En qué novela lo encuentro?

EL EQUIPO PERFECTO: Por regla general los mejores equipos de investigación son los de cuatro elementos. Conjuntos de más personajes serían demasiado grandes para manejar la acción de una forma adecuada, pero si se reducen demasiado tampoco dan el juego necesario. En estas brigadas cada personaje está especializado en diferentes líneas de investigación que se complementan. ¿En qué novela lo encuentro?

ARMAS MISTERIOSAS: En el argumento de una novela que trate de ser un poco creativa el arma perfecta suele ser algo desconocido e incomprensible que lleva de cabeza al detective porque precisa de un esfuerzo extra por su parte y que pone en jaque todas sus habilidades de deducción. ¿En qué novela lo encuentro?

AGUIJONEANDO AL PROTA: En todo buen argumento, el héroe es un bendito. Aguanta carros y carretas. Tiene una paciencia infinita y nunca se enfurece realmente hasta que la violencia le toca de cerca y le hacen daño a su novia, familia o amigos. Es un recurso muy utilizado pero además es efectivo para que el lector acepte y justifique las acciones del protagonista aunque estas sean contrarias a la moral, la ley, etc. ¿En qué novela lo encuentro?

MUJER DOMINANTE O CON PROBLEMAS: En toda novela negra que se precie habrá uno de estos dos tópicos, e incluso es posible que en un solo personaje se aúnen ambos. En cualquier caso siempre hay una mujer sexy, trajeada y convenientemente maquillada. No falla. ¿En qué novela lo encuentro?

UN PASADO OSCURO Y VIDA TRÁGICA: Generalmente el protagonista de una novela negra suele ser un hombre (aunque esto va cambiando) con un pasado trágico y un presente con un poso importante de dependencia de ciertas sustancias. Suele dar un perfil de consumo de alcohol diario, enganchado al tabaco y otras drogas. ¿En qué novela lo encuentro?


LA NOCHE OSCURA DEL ALMA: En toda novela que se precie (ya no solo en el género negro), llega un momento en el que el protagonista, siguiendo la estructura del viaje del héroe de Campbell, se cae con todo el equipo. Se hunde en la más profunda de las miserias después de enfrentarse con su antagonista (personaje, fuerzas de la naturaleza, etc.). De hecho este momento suele coincidir con el segundo enfrentamiento con su antagonista, y esta disposición no es inocente. Está pensada para crear empatía con el lector, para manipular sus emociones y que sienta simpatía por el lado bueno y antipatía por el lado oscuro. Además el héroe saldrá de esta situación fortalecido y con el aprendizaje óptimo para enfrentarse al antagonista y esta vez si, salir vencedor. ¿En qué novela lo encuentro?


EL PROTAGONISTA RETIRADO O RENEGADO: Este también es un tópico que se ha explotado hasta la saciedad, pero que sigue funcionando. La idea es que el tipo humillado o expulsado de los Cuerpos de Seguridad sea quien logre resolver la situación y descubrir al asesino. ¿En qué novela lo encuentro?

¿Reconoces alguno de estos recursos en las últimas novelas que has leído?¿Sabes de algún otro tópico recurrente y efectivo?¡Cuéntamelo  por favor, me encantará saberlo!


Feliz día.

3 comentarios :

  1. Yo no solo reconozco en alguna novela que he leído sino que veo que en las mías no me salvo. Voy a cortarme las venas en una esquina, que voy huyendo de los topicazos, y me acabas de hundir en la miseria, jajajaja.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  2. Reconozco estos rasgos en todas las novelas negras que he leído. Y es que cuesta aportar ya algo nuevo. La clave está en emplear bien todos estos elementos, integrarlos bien en la historia, sin que chirrien, sin que se vean forzados.
    Muy buena entrada!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. El tópico del pasado oscuro y vida trágica me aburre soberanamente, sobre todo al estilo típico de la novela negra. Pero, bueno, yo es que soy más de policial. En realidad, soy de policíal cien por cien y hueyo de la negra como de la peste.

    El del equipo perfecto me ha llamado la atención, aunque el ejemplo al que derivas me ha dejado un poco pluf. Me costó terminar la novela de M. Oruña. ¿Quizá podrías desarrollar este tópico un poco más en otro artículo? Me interesa muuuucho :-)

    Besotes.

    ResponderEliminar