Muertes paralelas de Colleen McCullough

miércoles, 31 de julio de 2013




Corre el año 1967, la Guerra Fría continúa y el mundo se encuentra al borde del holocausto nuclear. Es un hermoso día de primavera en la pequeña ciudad de Holloman, Connecticut, sede de la Universidad de Chubb y de la empresa de armamento Cornucopia. El capitán Carmine Delmonico tiene preocupaciones más apremiantes que elegir el nombre para su hijo pequeño: en un solo día doce personas han sido asesinadas.

Con el apoyo de los sargentos Goldberg y Marshall y de la nueva integrante del equipo, la meticulosa Delia Castairs, Delmonico debe enfrentarse a un caso que parece no tener solución. Todos los crímenes son diferentes y aparentemente no están conectados. ¿Se trata de un solo asesino ode varios? ¿Cuál es la relación entre la muerte de un estudiante de la universidad y el gerente de Cornucopia? Como si doce asesinatos no fueran suficientes, Carmine ha de enfrentarse con el misterioso Ulises, un espía que revela los secretos de Cornucopia a los rusos, hasta verse atrapado en una red de ambiciones, intereses políticos y rivalidades académicas.

Con este nuevo y apasionante caso del capitán Delmonico, Colleen McCullough prueba una vez más que también es una magistral autora de thrillers.


Empecé la lectura de este libro muy animada porque el primero de la saga (ON, OFF) me encantó. Sin embargo, no puedo decir lo mismo de esta novela. Para mí, pese a estar bien escrita y tener todos los requisitos básicos de una buena novela negra, no ha funcionado. Quizás es que no he conectado con el contexto histórico de la trama y por eso no me he llegado a sumergir de lleno en ella, o quizás los personajes eran demasiados para sentir empatía o seguir de cerca de alguno de ellos (exceptuando a Delmonico, por supuesto).



El lenguaje que utiliza la autora es correcto, sin metáforas ni palabras llamativas. Un estilo directo, sencillo y entendible, que es de agradecer sobre todo cuando encuentras otras dificultades en la lectura como lo ha sido para mí el empatizar con la novela. Me ha resultado extraña y lejana no sólo por la época en la que transcurre la trama sino más bien porque está llena de los matices propios de la américa de los años sesenta.

Este contratiempo en la lectura me ha distanciado con el libro, no he conseguido introducirme de lleno en la historia y probablemente por eso también me ha parecido que el ritmo de la misma era un poco más lento de lo que habia esperado.

El hilo argumental sin embargo está muy bien tejido, y nos presenta no un crimen para resolver, sino doce nada menos, que poco a poco se descubrirá que están relacionados entre sí. De igual modo los personajes principales están bastante definidos aunque son poco profundos (y para mí poco creíbles) excepto Delmonico y quizás alguno más de su entorno como Desdémona por ejemplo.



Tener las expectativas altas después de la lectura de “On, Off” no le ha ayudado a esta novela que me ha parecido bastante larga y descafeinada. Una pena.

6 comentarios :

  1. La verdad es que he leido el título de la novela y me ha llamado la atención, pero después de leer tu reseña se me han quitado un poco las ganas jeje.
    No sé, me lo pensaré.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me ha decepcionado, pero por supuesto, es una opinión...:))
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Pues creo que me lo salto... =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es una decisión acertada, Shorby. On, Off es recomendable, pero este se me ha hecho una lectura "cuesta arriba".
      Besos

      Eliminar
  3. Yo me enganché desde el primer momento. El argumento está bien definido y logra mantener el suspenso hasta el final. Ágil y amena. No leía nada de la autora desde El pájaro espino. Me gustó.

    ResponderEliminar
  4. Hola Merche:
    Me alegra que te haya gustado tanto. Cada libro suscita diferentes emociones en los lectores, y por tanto llega a ellos con distinta profundidad. ¡Te deseo felices lecturas!

    ResponderEliminar