Medea de Eurípides

miércoles, 11 de diciembre de 2013





 



Medea, que se representó en 431 a.C., es seguramente la obra maestra de Eurípides. Jasón, esposo de Medea y padre de sus hijos, se dispone a repudiarla y a casarse con la hija de Creonte, rey de Corinto. Medea, despechada y colérica, se vengará: simula haber sido convencida por Jasón y envía a sus hijos con ricos regalos para la novia al palacio de Creonte; pero esos regalos contienen un conjuro mortal que acaba con Creonte y su hija primero y luego, para agravar la desgracia de Jasón, con los hijos de éste, que son los suyos propios.


No podríamos entender Medea, una de las grandes tragedias griegas mitológicas sin hablar de amor. Porque todo cuanto el personaje lleva a cabo, todas las atrocidades que comete tienen como explicación un corazón destrozado, una traición manifiesta por parte de su compañero, Jasón.

Los vericuetos mentales son inescrutables... Cuando terminé de leer a Eugénides, mi cerebro divagó hacia los poetas griegos, y vino a mi mente aquella regla nemotécnica para acordarme de los tres grandes: “Eurípides, no me Sofocles que te Esquilo”. ¿Os acordáis? ¿Vosotros también lo hacíais? Después de las carcajadas y la nostalgia, me dispuse a buscar alguna lectura mitológica, ya que tengo el género totalmente abandonado. Elegí Medea.

Y es que como le comenté a Shorby, tenía ganas de acercarme de nuevo a un libro clásico. Pero clásico, clásico: de los “antiguos”. Aunque también me daba miedo su lectura porque temía quedarme muy en la superficie al no saber interpretar bien los textos o no conocer la mitología con suficiente profundidad y detalle. Pero, hete aquí que en la red, el “Tío Google” tiene todos sus flancos bien cubiertos. He descubierto esta página en la que no sólo nos ofrecen el texto, sino también comentarios explicativos, una imagen del escenario y como extra algunos pasajes de la obra escenificada. ¿Se puede pedir más? Yo creo que no. Así que os animo a que si tenéis interés por algún escrito de este estilo le preguntéis al pariente virtual que seguro os dará todas las facilidades para disfrutar de una obra de la que nos separan unos cuantos siglos.

Por eso, para entender mejor la obra, os traslado un poquito los antecedentes de esta trágica historia de amor.
Medea, hija de Eetes (rey de la Cólquide) y nieta del Sol es una astuta y reconocida maga, que debido a la intervención de Afrodita cae rendida a los pies de Jasón. Éste, junto con sus Argonautas, ha llegado hasta la patria de Medea en busca del Vellocino de Oro. Debe llevar el animal de vuelta a su tierra, Yolco ya que es el requisito que le ha impuesto su tío Pelias, el usurpador, para poder recuperar el trono.
Tampoco Eetes se lo pone fácil, y es Medea quien ayuda a Jasón mediante la magia para poder superar la prueba y hacerse con el Vellocino. El rey no mantiene su palabra, y consigue que sus dos hijos, Medea y Apsirto huyan con Jasón y los argonautas en su nave, Argo.
Sin embargo, Eetes no ceja en su empeño de perseguir la nave para matarlos a todos, por lo que Medea comete su primer y brutal asesinato. Descuartiza a su hermano y lo va echando al mar en pedazos para que su padre lo vaya recogiendo poco a poco.
Cuando llegan a la patria de Jasón, tampoco la justicia se pone de parte de ellos, ya que Pelias se retracta y a pesar de que le llevan el Vellocino, no quiere devolverle el trono a Jasón. Una vez más, será Medea quien induce a las primas de Jasón a cometer otro acto atroz. Les engatusa con su magia y les hace creer que al igual que ella ha hecho con un carnero, su padre tras ser descuartizado y hervido, volverá a la vida rejuvenecido. Evidentemente, los amantes deben huir, y se refugian en Corinto, donde tienen varios años de paz y donde forman una familia.
Es en este punto donde comienza el drama para Medea, cuando Jasón tras años de relación y dos hijos en común, decide con gran egoísmo, casarse con Creusa, la princesa de Corinto. No lo hace por amor, sino porque piensa que de esta manera vivirá mejor. De esta forma, Medea fluctúa entre la razón y la locura. Su ser es todo pasión, y con esa desmesura vive la repudia de Jasón. Por él ha renunciado a su patria, a su padre, incluso ha asesinado a su hermano y ha cometido infamias y asesinatos. Es él quien da sentido a su vida, el pilar de sus días. En consecuencia, ella trama su venganza que no sólo alcanzará a Creusa, sino que la hará capaz de cometer la peor atrocidad. Y sin embargo, los dioses amparan sus acciones reconociendo de esta manera la inevitabilidad del destino.

El logro de Eurípides en esta obra es acercar los seres mitológicos al estrato humano, y lo hace desde la perspectiva más lógica para ello; los sentimientos. Si bien es cierto que el final es un poco Deux ex Machina (un poco traído por los pelos), hay que reconocer al autor la complejidad que transmite a la psique de Medea, haciéndola fuerte con cualidades propias de seres superiores, pero también dotándola de nuestros miedos y maldades, por lo que a pesar de sus actos, es fácil no condenarla.



¿Y vosotr@s, conocíais esta tragedia?
¡Gracias por vuestra visita y vuestros comentarios!

6 comentarios :

  1. Hace un montón que no me acerco a los clásicos griegos, y no porque no me gusten sino porque tuve empacho de ellos y ahora quiero conocer cosas más actuales... La historia de Medea me parece fascinante, sobre todo por su gran carga dramática. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, oye. A "desconectar" con lecturas más modernas ;)) Desde luego esta obra me ha parecido un gustazo.
      Un besote

      Eliminar
  2. Me encantan estas lecturas =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Cada cierto tiempo es necesario volver a ellas, ¿verdad? Besos

    ResponderEliminar
  4. Tuve que leerla hace dos años para una optativa de Hispánicas, que estoy estudiando por la UNED. Toda una revelación.
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me ha sorprendido gratamente.
      Un beso

      Eliminar