Mi planta de naranja lima de José Mauro de Vasconcelos

jueves, 13 de septiembre de 2012


Zezé tiene cinco años, y una sensibilidad extraordinario, pero no deja de ser un niño, y se le ocurren las mil y una travesuras que, casi siempre pasa a poner en acción.
Por eso en su case le han convencido de que en su interior lleva al Niño Diablo, en vez de el Niño Dios, como todos los demás chicos. Se lo han repetido tanto, que lo ha interiorizado y cree que es una mala persona.
Vive en una favela junto con sus padres y hermanos, en una situación económica muy complicada por lo que deben cambiar de vivienda en breve. Será allí donde incorpore un nuevo amigo a su vida. Un pequeño árbol de naranja lima, Minguinho, a quien con su floreciente imaginación dotará de inteligencia y voz, pasando éste a ser su fiel confidente.
También en el mundo real conocerá al hombre que tiene el coche más bonito de los alrededores, Manuel Valadares, un portugués con quien se sentira comprendido y protegido. Junto a él, y a pesar de su tierna edad, tomará conciencia del dolor que implica perder la inocencia y asomarse a la madurez.

El autor, José Mauro de Vasconcelos nació en Rio de Janeiro el 26 de febrero de 1920, de madre indígena y padre portugués. Su familia era muy pobre, por lo que se trasladó a vivir con unos tíos a Natal. Las situaciones extremas que vivió en su infancia le sirvieron para dar forma a Mi planta de naranja lima. Fue guionista, novelista, periodista, actor y artista plástico. Tenía una gran sensibilidad por los menos afortunados y por la naturaleza. Murió en Sao Paulo el 25 de julio de 1984.



Qué barbaridad. No lloraba tanto con una lectura desde "La ladrona de libros". Pero con este pequeño ejemplar, es inevitable. Y no es que sueltes alguna lagrimilla, es que una vez comienzas, es imposible parar hasta que sientes que la angustia cede un poco. El libro rebosa ternura y tristeza, y te deja en muchas ocasiones con una sensación de impotencia y ahogo que te estruja el corazón.

Ni que decir tiene que Zezé es el personaje más tierno y dulce de cuantos he leído. Pero además realmente sientes que existe, que es un niño real (quizás por eso sufres tanto con sus desventuras y ries con sus imaginativas trastadas).
Los demás personajes están bien trazados, y generalmente sólo te dan una impresión general cada uno. Excepto el padre de Zezé. Este buen hombre me ha dado pena, vergüenza y asco (toda una galería de sensaciones). No sé si es porque estoy sensiblona, o si (no vamos a quitarle importancia ni mérito al autor), José Mauro ha sabido retratar como nadie la situación tan ambigua del padre. Los quiere, sí, pero a la vez está desesperado porque no consigue trabajo, y son su mujer y sus hijos los que tienen que conseguir dinero para mantener a duras penas a la familia.
Las condiciones sociales y económicas que retrata el autor están espléndidamente detalladas, pero no buscan dar pena, sino que consiguen dar la idea clara de cómo es el contexto histórico y social de una favela en Brasil en los años 60.
El libro es muy cortito, y se lee casi del tirón. Se disfruta a cada palabra, pero como he dicho, también se sufre (y mucho). Es muy amargo darse cuenta de que a pesar de ser ficción, hay muchos niños como Zezé, ya medio maduros a la tierna edad de cinco años, y que tienen que vivir cosas que en condiciones normales los adultos les edulcorarían o directamente las suprimirían.

De entre sus páginas:

***


"-No creo que seas tan travieso como dices. Quedé muy serio.

-Yo no sirvo para nada. Soy muy malo. Por eso en Navidad es el diablo el que nace para mí y no recibo regalos. Soy una peste. Una pestecita chica. Un perro. Una cosa ordinaria. Una de mis hermanas me dijo que alguien tan malo como yo no debiera haber nacido."

*** 
...- ¿Acaso de vez en cuando usted no me regala un dinerito para comprarme una galleta rellena?
-  Te lo daría todos los días. Pero desapareces...
- No podría aceptar ese dinero todos los días.
- ¿Por qué?
- Porque hay otros niños pobres que tampoco traen merienda....
-...Dorotília es más pobre que yo....Yo divido con ella mi masita, esa que usted me regala.
Entonces se quedó con el pañuelo en la nariz durante mucho tiempo.
- De vez en cuando usted podría darle ese dinero a ella en vez de dármelo a mí. La mamá lava ropa y tiene once hijos.Todos chiquitos todavía. Dindinha, mi abuela, todos los sábados le da un poco de feijao y de arroz para ayudarlos.Y yo divido mi masita con ella porque mamá me enseñó que uno debe dividir la pobreza propia con quien todavía es más pobre..."

5 comentarios :

  1. Lo lei hace unos meses y también me gustó mucho, la historia es dura y triste pero el personaje de Zezé es maravilloso, tan tierno, es imposible no encariñarse con él

    ResponderEliminar
  2. Es de los personajes que más me ha calado. Es una historia que traspasa y te llega. Resulta imposible mantenerse al margen ¿verdad?

    ResponderEliminar
  3. Me gustaria saber mas de la vida de sus hermanos y el porque de sus muertes!! tambien quisiera saber quien era "Portuga"

    ResponderEliminar
  4. En que contexto económico y social surgen los hechos?

    ResponderEliminar
  5. Alguien me puede responder por favor?☺

    ResponderEliminar