Microfilias: El justiciero

lunes, 28 de abril de 2014






Desde que supo que Luna había cancelado las tres últimas citas por su indumentaria desaliñada, buscaba venganza. Últimamente la había tomado con los grafiteros y las peluqueras; los perseguía dia y noche como la mala conciencia. Los miraba a los ojos y, sin mediar palabra, les descerrajaba noticias e imágenes descarnadas— ciclogénesis explosivas, terremotos y maremotos... — justo antes de que fueran a dormir.
Echó un vistazo a su reloj de pulsera. Las diez y media de la noche. Hora de actuar. Se acomodó el antifaz y, con dificultad, tratando de ocultar el agujero que se expandía rotundo, ajustó sobre los hombros, con mucho cuidado, su capa de ozono.

Mi aportación al certamen CFE.

8 comentarios :

  1. Y, ¡hala! A asustar sin compasión...
    Besines,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre! Es que estaba bastante molesto por el abandono de Luna... Pobriño, tan enamorado y con la capa agujereada...:)
      Besotes

      Eliminar
  2. Qué original y qué ingenioso, me gusta este justiciero.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marilú. Eres un amor.
      Besotes

      Eliminar
  3. Justicieros del siglo XX!...Pobres peluqueras, luego harían unos peinados asustados..

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Ana, qué ocurrencias tienes ;)
      Besotes

      Eliminar
  4. Hola, Filias.

    No me extraña que la tomara con las peluqueras... que hay veces que nos dejan como les sale del moño.
    Me encanta este justiciero que no utiliza armas para sus fines.
    Oléeeee
    Un besazo, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Towi. No estoy muy satisfecha con el resultado del micro, pero aún así me parece que la idea merecía la pena...
      Un besote, preciosa

      Eliminar