Un mal paso de Alejandro Pedregosa

miércoles, 4 de junio de 2014



Xavier Huguet, antes de ser alcohólico, había sido un buen periodista. En su enésimo intento por rehabilitarse, el director de un importante periódico le tiende una mano y le ofrece un encargo peculiar: hacer el Camino de Santiago y narrar a los lectores el día a día de la peregrinación.
Mientras tanto, en Santiago de Compostela, la apacible vida del comisario Suso Corbalán se ve ligeramente perturbada. Por un lado, las puertas de la catedral aparecen pintadas con mensajes absurdos contra el Año Xacobeo, pero más grave aún parece la desaparición de Mauro Andrade, un catedrático de la Universidad de Santiago que se ha esfumado en Roma tras asistir a un congreso de arte románico. La policía encuentra una buena explicación para ambos casos. Todo encaja. Lástima que las cosas no siempre sean tan sencillas. Pocos días más tarde, la cabeza de Mauro Andrade aparece en un pequeño pueblo navarro por el que "casualmente" está pasando Xavier Huguet en su etapa diaria del Camino. Una vibrante y sorprendente novela policíaca salpicada de un fino sentido del humor que confirma a Alejandro Pedregosa como una de las más interesantes y singulares nuevas voces del género negro en lengua española.
Pipa. Me lo he pasado pipa leyendo esta novela negra en la que el humor es un ingrediente esencial. Este giro actual que novelistas como Pedregosa o Villar le han dado al género es, en mi opinión, una variante y muy a tener en cuenta (supongo que los defensores a ultranza de la negra clásica no estarán de acuerdo), ya que proporciona un enfoque más desenfadado y acerca a más lectores a este tipo de novelas.
Además de este elemento adicional que tanto me ha gustado, me gustaría destacar la labor del autor, que nos muestra una historia bien construida en la que los capítulos suelen contener varias escenas diferenciadas, lo que repercute en una mayor agilidad narrativa. También podremos observar la buena relación que Pedregosa tiene con las palabras (no en vano la trayectoria del escritor es en su mayor parte poética), ya que su vocabulario es rico, fluido y natural.

Alejandro Pedregosa (1974, Granada), licenciado en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada y en Filología Hispánica, es un joven escritor cuyo desarrollo literario ha transcurrido entre la novela y la poesía. Ha publicado Postales de Grisaburgo y alrededores y Retales de un tiempo amarillo. Ha conseguido múltiples menciones y premios entre los que destacan en 2004 un accésit del José Agustín Goytisolo y en 2005 el Premio de Novela José Saramago con su Paisaje quebrado. También ha tocado el género policiaco con sus novelas: Un extraño lugar para morir, Un mal paso, y a pleno sol, que le han consolidado como uno de las jóvenes apuestas de la literatura actual.

Las líneas argumentales que se usan en este libro son tres. Por una parte, y compartiendo el maravilloso escenario de Santiago tenemos tanto a Suso Corbalán, (el comisario encargado de resolver el crimen) como a Fiz, (un hombre con un delicado equilibrio mental cuyas acciones reivindicativas le señalan como el principal sospechoso). El tercer hilo parte de Barcelona, con Xavier Huguet, el periodista que ha aceptado la última oportunidad que le han ofrecido para rehabilitarse tanto física como profesionalmente, y cuyo precio es recorrer a pie durante un mes el Camino de Santiago mientras escribe artículos sobre las diferentes etapas. Todos ellos contarán con un elenco de personajes a su alrededor que enriquecen la trama y modifican poco a poco las hipótesis que nos vamos creando respecto al crimen.
Uno de los puntos fuertes de la novela son los personajes, cuyas características el autor va matizando conforme pasamos las páginas, dotándoles de esta forma de cierta profundidad, destacaría el papel de Cárol, la ayudante del comisario por sus comentarios mordaces y su intuición (no os podeis perder sus diálogos). Me ha llamado la atención, sin embargo, que a pesar de que Xavier Huguet parece ser el  personaje elegido por el autor para ser el protagonista (es quien nos narra los hechos en primera persona), no es quien me ha parecido el principal intérprete de la novela, sino que a mi modo de ver, éste sería el comisario de Santiago, Suso Corbalán.
Los escenarios que se muestran en la novela están descritos con mucha claridad y acierto, aunque en ocasiones parezca que es una excusa turística para cantar las bondades del Camino de Santiago y sus singularidades. Perdonable en todo caso por ser una lectura amable, entretenida, interesante y amena. 


Tentador, ¿no? ¿Os animáis?
Feliz día.

8 comentarios :

  1. No la conocía, pero lo que cuentas me llama mucho la atención.. .quién sabe... 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya nos dirás si te animas, seguro que no te defraudará.
      Besos

      Eliminar
  2. No conocía este título y aunque el humor no me llame demasiado, tiene otros aspectos que sí por lo que podría probar
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El humor es un ingrediente más en la novela, que es de género policiaco por otra parte... Te animo a su lectura. Ya nos contarás.
      Besos

      Eliminar
  3. Yo he visto "pipa" y ya me lo he anotado, no te digo más :)

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y haces muy requetebien ;))!
      Besos de vuelta.

      Eliminar
  4. Vaya!! no das tregua, menos pipa que estoy poniendo a dieta a mi lista!! Me gusta la propuesta, me parece buen momento para este tipo de lectura. Si es que así no puedo bloguear libre...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaajja. La dieta veraniega ya se sabe, no es muy buena, que cuando pasa el verano nos damos cuenta de que no ha valido de nada. ¡Que crezca la "infinita", que eso es bueno!
      Un beso de libertad ;) guapetona

      Eliminar