12 portadas que dan miedito (y no son de terror)

martes, 27 de junio de 2017




Me diga el respetable por favor cuántos de estos libros leerían si por algún extraño motivo, llegasen a caer en sus manos y tuvieran la fortuna de no desmayarse ipso – facto.
Tengo entendido que uno de los motivos que hace elegir una lectura es el impulso visual (al menos para mí lo es). Si te entra por los ojos… es un triunfo casi seguro. Tomas un libro entre las manos, pasas sus páginas, olfateas su aroma, revisas la página 99 y si el conjunto es aceptable, llega el momento decisivo. Vuelves a la portada.
¿Qué te evoca?¿Qué te cuenta y qué promesa te hace? Puede que en ese instante decidas comprar el libro. Puede que no, pero si la portada te ha parecido atractiva, su imagen queda fijada en tu memoria y antes o después (gracias a las reseñas, recomendaciones o directamente por el artículo treinta y tres) leerás esa novela. Seguro.
La portada es el envoltorio atractivo que hace un libro más deseable. Y es algo que tanto los autores (en especial si son autoeditados) como las editoriales deberían tener en cuenta.
Pero, ¡ay!
No siempre es ni ha sido así. Además, aunque hay géneros que parecen abonados a este tipo de portadas (como por ejemplo la ciencia – ficción), ningún grupo se ha salvado del horror. La novela negra, el thriller y otros experimentos criminales tampoco. Hay portadas que son un disparate porque no reflejan ni de lejos el concepto de la novela, algunas fallan estrepitosamente porque no se ha trabajado bien el diseño gráfico y otras directamente son un despropósito lo mires por donde lo mires…
¿Quieres ver algunos ejemplos?
¿Seguro? Mmmm. Está bien, pero te aviso que es bajo tu responsabilidad, que yo no me hago cargo de que vayas corriendo a urgencias porque te sangren los ojos, se te descuelgue la mandíbula o empieces a hiperventilar….Avisada quedas.




Vamos ya con el número uno: "Comer gente no está bien"
Pues más vale que me lo han advertido, porque ya estaba empuñando la cuchara mirándote con ojos golositos. Pero…¿qué te sugiere esta portada? ¿Adultos en postura inicial de yoga prestos a jugar al juego de la botella pero con cuchillos y tenedores? Mi no entender.











En el segundo lugar, Las aventuras de Huckleberry Finn. Que digo yo, esta muchacha tan lozana no tiene pinta de llamarse Huckleberry ¿no? Y el agua que cae del jarro ¿es algún tipo de metáfora sobre el Mississipi que se me escapa? No sé, no lo veo nada claro.












Y seguimos para bingo...Es enorme. Es peludo. Está cabreado y tiene una insignia. Él es el policía bigfoot. Ehmmm. ¿En serio a alguien le entran ganas de leerlo con esta intro? (Por cierto, te aseguro que son libros reales, con su espacio amueblado y todo en la tienda de la jungla).












Cthulhu. Antes ese nombre hacía temblar de miedo. Después de esta portada… Qué quieres que te diga, a mí casi como que me da la risa.













Peligrosos magos del hardboiled. Hasta ahí correcto (más o menos; lo de los títulos daría para otro post). La estética remeda las novelitas de la época con bastante acierto hasta que la miras con un poco de detenimiento. ¿Has visto la ventana? No es un pájaro ni un avión. No es supermán al rescate. No. Es un coche volador. Muy de los años treinta: la ley seca, los detectives y los coches voladores…Ah, que no. Cachisss.








Preciosa portada, pero que muy bonita (leer con ironía y retintín por favor). Que le entran a una ganas de cualquier cosica. Tan en boga está lo del DIY (do it yourself: hágalo usted mismo), que ahora por si se te ocurre alguna idea criminal, y estás hecho un manitas, ¡ya tienes donde guardar el cuerpo del delito! Ahí es nada. ¡Pero cuánto daño ha hecho Bricomanía, ´gen santa!










Cómo aumentar tu coeficiente intelectual comiéndote a niños superdotados. Nada, que ahora nos ha dado por el canibalismo. Lo normal, ¿verdad? Portada sosa y anodina pero no me digas que el título no da miedito…











Tu madre bebe porque tú eres malo. Ole canole. ¿Y si se atiborra de conguitos o le da por tener todo el día a Georgie Dann y su barbacoa a un volumen ensordecedor?¿También es culpa tuya? Y esa portada que parece digna de un subrayador de cadáveres…En fin. No digo nada y lo digo todo.










La Pimpinela Escarlata. Vale. Igual no es una novela muy criminal, quizá corresponde más al género de aventuras. Pero esta portada….Por favor. Merece un ¡Arghhh! De aquellos de la revista Cuore (gracias Miri). Ni es sugerente ni tiene que ver con el contenido...








Nada, que seguimos en la vorágine del DIY. Esta vez nos enseñan a ser unos pirómanos de pro. Igual no es una novela de ficción, pero el elemento criminal lo tiene. No me digas que no. “Construye tornados de fuego, grandes bolas de fuego y otros dispositivos incendiarios”. Un sueño piromaníaco. Y esa portada… Aséptica, sin mala intención. El fuego casi como experimento sociológico.











Reutilizando viejas tumbas. Vale que estemos a favor del reciclaje, pero todo tiene un límite ¿No? Y la portada, ya ves, sugerente.













La vuelta de tuerca. Una novela de fantasmas. ¡Ah! ¿Que no te lo imaginabas por la portada? Pues no sé porqué. Tuercas y fantasmas son casi mismónimos de esos, ¿no?






Y por si lo anterior te ha dejado con ganas de más, aquí tienes un bonus track:


Un desbarro en toda su extensión. Miedo no da, pero ganas de salir huyendo…



En fin, hay que reconocer que algo bueno tienen todos estos despropósitos y es que no te dejan indiferente. Pero con ellas también se pone de manifiesto que una buena portada es absolutamente necesaria si quieres que te tomen en serio y que tus esfuerzos literarios tengan su merecida recompensa.
¿Qué te han parecido, las conocías?¿Te lanzarías de lleno a leer alguno de estos libros después de ver sus portadas?
Y repito que son novelas reales de esas que tienen su sitico la mar de majo en mitad de la amazonia. Sorprendente ¿verdad?

Feliz día.

12 comentarios :

  1. Despropósitos totales...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi con algunos me entraba la risa floja...Con otros casi comienzo a hiperventilar.
      Besos a miles

      Eliminar
  2. Dios, qué horror, especialmente la última. No sé si reír o llorar...
    A mí eso de que no hay que juzgar un libro por su portada me parece un mito. Desde luego, si tuviese que leer Drácula por primera vez y me lo presentasen en esa portada, también saldría huyendo y no por miedo a los vampiros, precisamente xD
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reir, reir. Siempre reir. Ya digo que no todo el mundo concede la importancia necesaria a las portadas. Y luego "pasa lo que sucede" jajaja.
      Besotes

      Eliminar
  3. ¡Jajaja! Un artículo estupendo, muy divertido. Es increíble lo que se puede uno encontrar por ahí...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y esto es solo una selección. Ni te imaginas lo que he llegado a ver. Casi se me caen las pestañas, no te digo más.
      BEsotes

      Eliminar
  4. Habría que hacer un articulo como este pero sólo de las portadas de la Biblioteca de fantasía y terror de Alianza Editorial :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Anímate y nos echamos unas risas, hombre, que siempre son bienvenidas!
      Abrazotes

      Eliminar
  5. Por favor, que acababa de comer y casi me da un infarto del horror y la risa al mismo tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que lo he advertido al comienzo eh? Con cuidado que las portadas se las traen...Me alegra haberte hecho sonreir.
      Mil besotes

      Eliminar
  6. Jajajaja
    Lo primero... me preocupa que conozcas de la existencia de estos libros, si has osado leer alguno ya contaras, jiu jiu.
    Mi favorita sin duda alguna, los colmillos de Dracula.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tiene el refitoleo por los internetes. Te encuentras cada cosa... No he leído ninguno de ellos (y tampoco me entran ganas, la verdad). Lo de Drácula no tiene perdón lo mires por dónde lo mires, jajaja.
      Mil besotes

      Eliminar